Categorías: Desmintiendo mitos

Cóctel químico de la felicidad: las 4 hormonas de la felicidad

Te sorprenderá descubrir que no hace falta buscar ingredientes exóticos ni gastar dinero para preparar este cóctel de la felicidad, porque esta receta está formada de sustancias que se encuentran dentro de ti. Estamos hablando de las hormonas, unos mensajeros químicos del cuerpo que se encargan de controlar funciones como el uso y almacenamiento de la energía, el control de los niveles de sustancias en la sangre, el desarrollo y crecimiento, entre otros. Aunque hay muchos tipos de hormonas, hoy nos vamos a centrar en unas de las que más llaman la atención: las hormonas de la felicidad.

¿Cuál es la hormona de la felicidad?

Seguro que en algún momento de la vida te has preguntado qué es la felicidad. ¿Puede haber algo más difícil de definir? Sin embargo, lo que tenemos claro es que todos tratamos de buscarla. Como ya sabemos, el cerebro regula el funcionamiento del humano, pero lo más curioso es que las sustancias químicas que segrega también afectan a nuestras emociones. Concretamente, hay cuatro hormonas clave para nuestro estado anímico: dopamina, oxitocina, serotonina y endorfina. Ellas producen lo que conocemos como la química de la felicidad.

¿Qué es la química de la felicidad?

En el momento en el que experimentamos una sensación de felicidad o de alegría, seguramente una o varias de estas hormonas estarán circulando por nuestra sangre. Y es que cada una de las hormonas de la felicidad tiene una función diferente. A continuación, te explicamos en qué consisten:

Hormona de la felicidad: dopamina

La primera hormona de la felicidad de este cóctel es la dopamina. Esta sustancia química está relacionada con la motivación y con el sistema de recompensa. Por eso nos hace ser competitivos, defendernos ante algún peligro y nos ayuda a cumplir objetivos.  Además, nuestro cerebro libera dopamina cuando nos encontramos con una recompensa de forma inesperada. En cambio, si esperamos un premio y este no ocurre, descienden los niveles de esta sustancia química de la felicidad.

En resumen, las principales funciones de esta hormona de la felicidad son: aumentar la frecuencia y presión cardíaca, regular la atención, el sueño y la actividad motora.

Hay varias enfermedades del sistema nervioso asociadas con disfunciones del sistema de dopamina. Una de ellas es la enfermedad de Parkinson, la cual es causada por una pérdida de neuronas secretoras de dopamina en un área del cerebro medio llamada sustancia negra.

Hormona de la felicidad: oxitocina

Como ya comentamos en este artículo, la oxitocina o también conocida como “la hormona del amor” nos permite generar vínculos con otras personas, haciendo que seamos capaces de sentir cariño y empatizar. Por otra parte, esta sustancia química se libera durante el final del embarazo, durante el parto y en la época de lactancia. De hecho, se suele utilizar la oxitocina sintética para inducir el parto y para reducir el sangrado posterior.

Los efectos de esta hormona de la felicidad se pueden observar en la disminución de la tensión arterial y el ritmo cardiaco, mejora de la cicatrización, reducción de la tensión muscular y aumento del umbral del dolor.

El hecho de estar cerca de otras personas con las que existe un vínculo aumenta los niveles de oxitocina y esto genera mayor confianza hacia esa persona, provocando que se lleguen a asumir más riesgos en la relación. Otras formas de aumentar de forma natural la oxitocina es a través de las caricias a las mascotas o los abrazos.

Hormona de la felicidad: serotonina

¿Alguna vez después de un disgusto, notas como empiezan a disminuir tus niveles de ira y se aclaran tus ideas sobre la situación? La hormona responsable de encontrar el equilibrio emocional es la serotonina. Otras de sus funciones son controlar la temperatura corporal y el apetito.

Para poder producir esta hormona de la felicidad es necesaria una sustancia llamada triptófano. Esta se obtiene a través de alimentos como la pasta, el arroz o los cereales, entre otros. No obstante, también se puede producir mediante la práctica regular de ejercicio o técnicas de relajación.

Un dato a destacar de esta sustancia química es que los hombres suelen generar un 50 % más de serotonina que las mujeres. Asimismo, tener unos niveles bajos de esta hormona se asocia a enfermedades mentales como el autismo o la esquizofrenia.

Hormona de la felicidad: endorfinas

Por último,  “el cuarteto de la felicidad” se completa con las endorfinas. Estas sustancias químicas de la felicidad son consideradas por ser incluso más potentes que un analgésico.

Las endorfinas son pequeñas proteínas que tienen una estructura química muy parecida a la morfina, pero en este caso se producen de forma natural. Se liberan en áreas del cerebro que están en el centro del dolor. Además, suele aparecer cuando haces ejercicio (por ejemplo, lo notarás en la sensación de energía y entusiasmo que se experimenta al terminar una maratón); cuando estás excitado y expectante; o cuando comes picante o chocolate puro.

Tener un alto nivel de endorfinas es beneficioso porque pueden inhibir  el dolor y también potencian la unión social. En cambio, la ausencia o deficiencia de esta sustancia química de la felicidad puede producir estados de depresión y/o desequilibrio emocional.

Ahora que ya conoces tanto las sustancias químicas que hacen falta para el cóctel químico de la felicidad como las claves para aprovechar cada una al máximo, está en tus manos realizar actividades que favorezcan la aparición de estas hormonas de la felicidad en tu cuerpo.

Marina Valverde

Entradas recientes

Las mayores tendencias cerámicas de Cersaie 2022

Como cada año, en 2022 hemos vuelto a participar en el mayor escaparate internacional del sector…

6 días hace

Analizamos la crisis energética y sus posibles soluciones en la Z&S School

La crisis energética está haciendo que para la industria intensiva de Europa sea todo un…

1 semana hace

Lo que no sabías del fósforo: qué es el fósforo y curiosidades

¿Cómo puede ser que una sustancia reactiva sea a la vez el segundo mineral más…

2 semanas hace

Feromonas: la comunicación química de los gatos

Tanto si tienes un gato de mascota como si no lo tienes, seguramente hayas oído…

3 semanas hace

Z&S SCHOOL. Energías renovables, biogás, hidrógeno… ¿Solución o humo?

Un mes más tenemos una cita en la Z&S School, el ciclo de webinars de…

3 semanas hace

Tipos de emulsiones cosméticas: ¿qué debes saber?

Hoy te hablamos de una de las mezclas más habituales en cosmética: las emulsiones. Empezaremos…

4 semanas hace