CONTACTO
¿Cómo se recicla el plástico? Tipos de plásticos y proceso de reciclaje

09.06.2021 | Química y lifestyle

¿Cómo se recicla el plástico? Tipos de plásticos y proceso de reciclaje

Envases de comida y de productos de higiene, utensilios, piezas de muebles… Hay muchos tipos de plásticos en nuestros productos cotidianos y no son pocas las razones que lo justifican: el plástico es un material duradero, eficaz, barato, higiénico y versátil. Tratado correctamente es muy útil pero, si no se hace una buena gestión de los residuos plásticos, terminan contaminando el suelo, el mar y convirtiéndose en un serio peligro para el medioambiente y la salud de los seres vivos.

No todos los plásticos son iguales y, así como sus usos son diferentes, también lo son sus posibilidades de reciclaje. Para ayudarte a distinguirlos y saber cómo debe tratarse cada uno, te explicamos cuáles son los diferentes tipos de plásticos y cómo se lleva a cabo el proceso de reciclaje de plástico.

¿Qué es el plástico?

El plástico es un material sintético que, por lo general, se fabrica con polímeros que se mezclan con derivados del petróleo. Se utiliza la presión y el calor para moldearlos y, en función de ello, se obtienen diferentes tipos de plásticos con propiedades específicas.

Proceso de reciclaje de plástico

Solo tienes que ir al supermercado para darte cuenta de la gran cantidad de plásticos que usamos cada día. ¿Cuántos envoltorios y envases de plástico has tirado a la basura nada más llegar a casa? Con eso te puedes hacer una idea de lo importante que es saber cómo se recicla el plástico para evitar que todos esos residuos terminen contaminando el entorno.

El proceso de reciclaje de plástico empieza en nuestras casas, en el momento en el que separamos los diferentes tipos de residuos y depositamos el plástico en el contenedor amarillo. Se trata de un gesto muy sencillo que, no obstante, es vital ya que este material no se puede reciclar sin separar bien los distintos tipos de plásticos previamente.

De hecho, una vez llegan a la planta de reciclaje, los residuos plásticos se siguen clasificando en función de su composición y color. Y una vez hecho este paso todavía hay que retirar las impurezas que queden. Solo después las piezas de plástico se trituran, dando lugar a pequeños trozos llamados granza.

A continuación, el material triturado debe lavarse y se siguen separando las impurezas. Con tal de obtener un producto completamente limpio y seco, tras el lavado el plástico se seca y centrifuga.

Para acabar, el plástico se homogeneiza mediante procesos mecánicos y se le da la forma y el color deseado.

Reciclaje mecánico y reciclaje químico

El proceso de reciclaje de plástico que te hemos explicado se conoce como reciclaje mecánico y es el que está más extendido en la actualidad. Una alternativa menos conocida es el reciclaje químico y consiste en descomponer los polímeros en materias primas que conservan sus propiedades y se pueden volver a utilizar.

El reciclaje químico tiene un gran potencial para minimizar los residuos plásticos ya que puede tratar más fácilmente los plásticos heterogéneos. De este modo, elimina algunas de las limitaciones del reciclaje mecánico y facilita el proceso de reciclaje de plástico.

No obstante, la tecnología necesaria para llevar a cabo el reciclaje químico todavía no está implantada a nivel comercial. Existen algunas plantas piloto y proyectos innovadores con los que se avanza para superar los retos que aún existen actualmente

¿Qué se hace con el plástico reciclado?

El material que obtenemos tras el proceso de reciclaje de plástico nos sirve de materia prima para fabricar nuevos productos. Con la mayor parte del plástico reciclado se producen envases, tuberías, piezas industriales, embalajes y otros productos. También se pueden hacer fibras para la industria textil y, en menor medida, el plástico reciclado también se destina a precintos.

No obstante, cada día aumenta el uso de plástico reciclado en nuevos ámbitos. Por ejemplo, hay un gran potencial en el uso de este material para producir mobiliario urbano y otros objetos.

Tipos de plásticos reciclables

En realidad, casi todos los plásticos pueden reciclarse pero es cierto que para algunos tipos de plástico el proceso de reciclaje es más difícil que para otros. Los únicos que no se pueden reciclar son aquellos residuos plásticos que están muy degradados, muy pigmentados o cuyos componentes son muy difíciles de separar.

Como hemos comentado más arriba, una de las claves más importantes para el reciclaje de plástico es la separación previa. Puede ser difícil distinguir entre diferentes tipos de plásticos a simple vista. Por ello contamos con el Código de Identificación Plástico o RIC (por sus siglas en inglés: Resin Identification Code), que facilita la separación de los residuos plásticos.

Código de Identificación Plástico y plásticos reciclables

El RIC es un sistema de clasificación numérico que actualmente se usa como estándar en casi todo el mundo. Es muy fácil de reconocer y seguro que lo has visto en muchos envases plásticos que utilizas en tu día a día.

Se trata de un número rodeado de un triángulo hecho con tres flechas de esquinas redondeadas (símbolo del reciclaje). Este número identifica el tipo de resina mediante la cual se ha fabricado el plástico en cuestión. Además, debajo del número también aparecen unas siglas, que corresponden al tipo de polímero usado en la fabricación del plástico.

Tipos de plásticos y usos

Actualmente, se reconocen siete tipos de plásticos, seis de los cuales se pueden reciclar. A continuación, te detallamos las características de los distintos tipos de plásticos según el RIC:

  1. PET (tereftalato de polietileno). Se trata de un plástico transparente y resistente al vapor y a los gases. Por esta razón, se suele utilizar para fabricar botellas de agua y otras bebidas. Es uno de los tipos de plásticos más reciclados ya que su proceso de reciclaje es barato y sencillo. Además, la calidad del plástico que se obtiene tras este proceso es alta.
  2. PEHD o HDPE (polietileno de alta densidad). Al igual que el PET, es uno de los plásticos más utilizados en el día a día. Debido a su buena resistencia a la humedad y las altas temperaturas, se usa para fabricar envases de lácteos y zumos, productos de belleza e higiene, detergentes, etc. Aunque es un plástico duro, también es maleable y, tras su reciclado, se puede reutilizar en diferentes objetos.
  3. PVC (policloruro de vinilo). En este caso, se trata de un plástico ligero y resistente. Su principal uso es el embalaje de elementos no alimenticios. El proceso de reciclaje de este plástico es más difícil, ya que solo puede reciclarse de forma industrial.
  4. LDPE (polietileno de baja densidad). Este tipo de plástico es transparente, duro pero muy flexible y es impermeable al vapor. Además, para producir LDPE se utiliza gas natural, así que es un plástico muy barato. Por estas razones, se utiliza en objetos como las bolsas de supermercado o el paper film. Tras su reciclaje, este tipo de plástico se puede reutilizar creando los mismos productos.
  5. PP (polipropileno). Es un plástico poco flexible, pero muy resistente al calor. Por esta razón, su uso principal es para fabricar utensilios de cocina, como recipientes, platos para microondas, cubiertos desechables, etc. Se puede someter a procesos de reciclado aunque son costosos.
  6. PS (poliestireno). Es un buen aislante, además de ser muy resistente, por lo que está muy extendido su uso en el sector de la construcción y en material electrónico. Se puede reciclar pero se trata de un proceso costoso, ya que para ello se utiliza calor.
  7. O (otros plásticos). Para terminar, se incluyen en este último grupo los plásticos que no pueden reciclarse. Esto se debe a que han sido fabricados con la mezcla de varias resinas o que los elementos que lo constituyen no han sido totalmente identificados.

Como has visto, el plástico es un material muy útil para nuestro día a día y nos ofrece grandes beneficios. No obstante, es necesario reciclar el plástico que utilizamos ya que, de otro modo, se convierte en un residuo muy dañino para el medioambiente y para los seres vivos.

Además de mejorar los procesos de reciclado de plástico, en la actualidad se trabaja para encontrar alternativas eficientes y rentables para este material tan extendido. Por ejemplo, tienen gran potencial los polímeros biodegradables o los bioplásticos, que se fabrican a partir de materiales vegetales.

Suscríbete para recibir todas las novedades de ZS España

Suscríbete a nuestra newsletter y sé el/la primero/a en enterarte de todas nuestras novedades.