CONTACTO
¿Qué son los parabenos y de dónde viene su mala fama?

29.04.2021 | Desmintiendo mitos

¿Qué son los parabenos y de dónde viene su mala fama?

Seguramente más de una vez hayas leído la frase “sin parabenos” en el envase de muchos productos cosméticos. Este sigue siendo un reclamo bastante habitual, que  se sigue utilizando a pesar de las recomendaciones de la UE. No obstante, ¿sabes qué son los parabenos y de dónde viene su mala fama? ¿Realmente son peligrosos los parabenos?

¿Qué son los parabenos en cosmética?

Los parabenos son un grupo de ingredientes con propiedades conservantes y, por su eficacia y bajo precio, se utilizan en diferentes industrias en todo el mundo, como la cosmética, la farmacéutica y la alimentaria. Son muy útiles para evitar la contaminación por bacterias, hongos o levaduras, por lo que sirven para garantizar la seguridad de los productos cosméticos y alargar su vida útil.

Químicamente, los parabenos son ésteres del ácido para-hidroxibenzoico (PHBA). Este ácido no solo se produce de forma natural en muchas frutas y verduras, sino que nuestro propio cuerpo lo produce al descomponer algunos aminoácidos.

¿De dónde surge el claim “sin parabenos”?

Teniendo esto en cuenta, no es de extrañar que te preguntes de dónde ha salido el miedo a los parabenos. ¿Qué ha pasado para que sustancias tan comunes y con propiedades beneficiosas para nosotros se consideren peligrosas?

La polémica nació unos años atrás debido a algunos estudios en los que se asociaba la presencia de parabenos a problemas de salud como el cáncer de mama o la infertilidad masculina. Se sugería que los parabenos actuaban como disruptores endocrinos y que, por lo tanto, podían aumentar el riesgo a padecer enfermedades relacionadas con los valores de estrógenos.

Por supuesto se hizo una investigación al respecto y se concluyó que los estudios no mostraban una relación directa entre los parabenos y ningún problema de salud. Se observó que solo cantidades extremadamente altas de parabenos podían tener algún efecto y que su actividad estrogénica es negligible a las concentraciones a las que se usan los parabenos en cosmética. También hay que tener en cuenta que nuestro organismo metaboliza rápidamente los parabenos, eliminándolos rápidamente a través de la orina.

A pesar de que la seguridad de los parabenos usados en productos cosméticos se garantizó, los rumores no tardaron en saltar de boca en boca y la opinión pública empezó a repudiar los parabenos. Esto motivó a las marcas a utilizar el claim “sin parabenos” como estrategia de marketing, aumentando aún más el rechazo a estos ingredientes.

¿Son peligrosos los parabenos?

La familia de los parabenos es muy amplia y, de todos los que hay, son muy pocos los que se utilizan en cosmética. Los tipos de parabenos usados en productos cosméticos han demostrado ser seguros. De hecho, se prohíbe el uso de parabenos cuya seguridad no se haya podido demostrar, como ocurre por ejemplo con los parabenos de cadena larga. Este tipo de parabenos no se utiliza en productos cosméticos, no porque sean peligrosos, sino porque no tenemos la suficiente información sobre ellos y, ante la duda, la industria cosmética sigue el principio de prevención.

Ten en cuenta que antes de llegar al mercado todos los productos cosméticos pasan un estricto control sanitario. Por lo tanto, cualquier producto cosmético que se venda legalmente ha pasado estos controles, así que podemos garantizar que es seguro.

Además, también debes valorar que si un producto no lleva parabenos, probablemente llevará otro tipo de conservante, ya que estos son necesarios para que los cosméticos se mantengan en buen estado. Y, de entre todos los tipos de conservantes, los parabenos se han demostrado eficaces, poco alergénicos y baratos.

Tipos de parabenos usados en los cosméticos

Como explicábamos más arriba, hay muchos tipos de parabenos y queremos que conozcas mejor los que sí se utilizan en cosmética. Los reconocerás en el INCI porque terminan en “paraben”. Además, suelen aparecer al final de la lista de ingredientes porque se utilizan en muy poca cantidad.

Los más habituales son el methylparaben y el ethylparaben, conservantes seguros y eficaces que están permitidos en un máximo del 0,4 % cada uno y un total de 0,8 % cuando se mezclan.

También te puedes encontrar con el butylparaben o el propylparaben, que se utilizan en una concentración aún menor (la Comisión Europea ha limitado su uso al 0,14 %). Además, se prohíbe su uso en la zona del pañal de los niños menores de 3 años, ya que la piel de esta zona tiende a irritarse y, por lo tanto, a ser más permeable. Es decir, absorbería más cantidad de producto de lo habitual.

Como ya hemos comentado, los parabenos de cadena larga sí que están prohibidos porque no hay suficiente información sobre ellos y no es posible evaluar su seguridad.

Alternativas a los parabenos

Por supuesto, los parabenos no son nuestra única opción. Existen otros tipos de conservantes con diferentes características que se pueden utilizar en cosmética, como por ejemplo el fenoxietanol o el ácido benzoico. Lo que es necesario entender es que no es correcto denigrar un ingrediente que ha demostrado ser seguro y eficaz. Como has visto, en la industria cosmética se sigue el principio de prevención, lo que significa que a la mínima duda un ingrediente se retira del mercado, como ha ocurrido con los parabenos de cadena larga.

Tienes múltiples alternativas a tu disposición, por lo que elige la que prefieras sabiendo que los conservantes se incluyen en una fórmula porque son necesarios. Sin ellos los productos cosméticos durarían dos telediarios y el fabricante no podría garantizar el buen estado del producto.

Suscríbete para recibir todas las novedades de ZS España

Suscríbete a nuestra newsletter y sé el/la primero/a en enterarte de todas nuestras novedades.