CONTACTO
¿Qué son los tensioactivos no iónicos y cuáles son sus aplicaciones industriales?

05.08.2021 | Tendencias del sector químico

¿Qué son los tensioactivos no iónicos y cuáles son sus aplicaciones industriales?

Si hay un tipo de ingrediente que esté presente en todos los sectores de la industria química, estos son los tensioactivos. Dentro de este grupo tan versátil, los tensioactivos no iónicos cobran cada vez más protagonismo.

Tensioactivos no iónicos: propiedades

Como todos los tensioactivos, están compuestos por una parte polar (hidrófila) y una apolar (hidrófoba), gracias a lo cual son capaces de disminuir la tensión superficial en una interfase. En consecuencia, los tensioactivos tienen la capacidad de formar emulsiones y eliminar la suciedad, así como poder espumógeno y actividad mojante en grado variable según el tipo de tensioactivo.

La peculiaridad de los tensioactivos no iónicos es que su grupo polar no posee carga eléctrica. Por esta razón, los tensioactivos no iónicos no producen iones cuando se presentan en solución acuosa.

Esta particularidad confiere a los tensioactivos no iónicos una serie de propiedades destacables. Por un lado, los tensioactivos no iónicos son altamente compatibles con otros tipos de surfactantes y con aguas duras. Por otro lado, son reconocidos por su alto poder detergente, emulsionante y humectante y la mayoría suelen formar poca espuma. Sin embargo, hay que tener en cuenta que, dentro del grupo de los tensioactivos no iónicos, también existen diferencias, por lo que sus propiedades varían levemente.

Clasificación y usos de los tensioactivos no iónicos

Hoy en día contamos con una gran variedad de tensioactivos no iónicos, cuyas aplicaciones son numerosas y variadas: desde la formulación de detergentes a la limpieza de metales, pasando por la preparación de emulsiones para la industria cosmética o de fertilizantes agrícolas.

A continuación, detallamos algunos de los tensioactivos no iónicos más utilizados y sus respectivas propiedades:

  • Alcoholes grasos etoxilados (FAEO): también conocidos como éteres poliglicólicos, son los tensioactivos no iónicos más extendidos en la actualidad. Se caracterizan por su buena capacidad emulsionante y solubilizante. Entre otras aplicaciones industriales, son ampliamente usados para formular productos de limpieza.
  • Alcoholes grasos propoxilados (FAPO): contienen un carbono adicional con respecto a los anteriores. Se les conoce también como éteres de propilenglicol.
  • Ésteres de sorbitano: por su buena capacidad emulsionante, dispersante y solubilizante, son muy valorados en la industria alimentaria.
  • Polisorbatos: destacan especialmente por su poder emulsionante y se utilizan en la industria cosmética, farmacéutica y la alimentaria. Entre otros usos, se suelen emplear para solubilizar aceites esenciales en disoluciones acuosas.
  • Alquilpoliglucósidos (APG): además de ser muy compatibles con la piel y el cabello, presentan gran afinidad por los tensioactivos aniónicos. Por este motivo, estos dos tipos de tensioactivos se suelen utilizar de forma sinérgica en productos de cuidado personal y detergencia. Los alquilpoliglucósidos forman espumas cremosas y son muy valorados por su biodegradabilidad.
  • Alcanolamidas: se utilizan sobre todo en la industria cosmética y de productos de limpieza como agentes viscosizantes y estabilizadores de espuma.
  • Ésteres de glicerol y derivados: destacan por su capacidad emulsionante. No obstante, no son buenos espumantes ni humectantes. Se suelen utilizar en la industria cosmética y alimentaria como viscosizantes y opalescentes o para dotar al producto de un efecto nacarado.

Tensioactivos no iónicos para detergentes

Tanto para los productos de limpieza domésticos como industriales, los tensioactivos son unos ingredientes básicos en el sector de la detergencia. El gran poder detergente de los tensioactivos no iónicos, así como su alta compatibilidad, los convierte en una de las opciones más deseadas para formular productos de limpieza.

Entre nuestra amplia gama de tensioactivos para detergentes, desde Zschimmer & Schwarz destacamos la gama TENSIOTEC de tensioactivos no iónicos.

Nuestros TENSIOTEC BS 6 (Capryleth-6 Carboxylic Acid) y TENSIOTEC BS 9 (Capryleth-9 Carboxylic Acid) son especialmente recomendados para formular productos desinfectantes, debido a su alta compatibilidad con el hipoclorito de sodio, el agua oxigenada y las sales de amonio cuaternario. Además, producen poca espuma y crean un efecto anti corrosivo, por lo que son ideales para lavavajillas automáticos, abrillantadores y productos de limpieza industrial. También son muy valorados por su alta biodegradabilidad.

Tensioactivos no iónicos para cosmética

Los tensioactivos son fundamentales en la formulación de productos cosméticos y, de hecho, es habitual que se incluyan diferentes tipos de tensioactivos para enriquecer la fórmula con las propiedades deseadas. A continuación, te recomendamos algunos de nuestros tensioactivos no iónicos para la industria cosmética más destacados y te explicamos cuáles son sus principales usos:

  • PURTON C818 (Coco-Glucoside). Se trata de un alquilpoliglucósido (APG), es decir, un tensioactivo derivado de la glucosa y, por lo tanto, es apto para cosmética natural, incluyendo la valorada etiqueta COSMOS. PURTON C818 es muy suave y respetuoso con la piel y aporta propiedades humectantes, espumantes y detergentes.
  • PURTON C810 (Caprylyl/Capryl Glucoside). Este tensioactivo no iónico también es de origen vegetal y se recomienda especialmente para la solubilización de fragancias y aceites esenciales.
  • PURTON C12 (Lauryl Glucoside). Es un tensioactivo no iónico de origen vegetal y apto para la certificación COSMOS que destaca por sus propiedades espesantes.

Tensioactivos aniónicos y tensioactivos no iónicos: diferencias

Como hemos comentado, muchas veces los tensioactivos aniónicos y los tensioactivos no iónicos se utilizan de forma sinérgica ya que aportan propiedades complementarias a la fórmula, enriqueciendo el producto final.

La principal diferencia entre los dos tipos de tensioactivos es que los aniónicos presentan cargas negativas en su extremo hidrófilo. Al contrario que los tensioactivos no iónicos que, como hemos explicado, no tienen ninguna carga en su grupo polar o hidrófilo.

En la siguiente tabla resumimos las propiedades más definitorias de los dos tipos de tensioactivos aunque, como ya hemos comentado, estas variarán en función del tensioactivo en concreto y del conjunto de la fórmula:

  TENSIOACTIVOS ANIÓNICOS TENSIOACTIVOS NO IÓNICOS
Carga eléctrica Negativa Sin carga
Poder detergente Alto Medio
Espuma Mucha Normalmente, poca
Poder emulsionante Medio Alto
Compatibilidad con otros tensioactivos Alta Alta
Aptos para amplios rangos de pH No
Tolerancia cutánea Menor, se suelen combinar con tensioactivos secundarios para mejorarla Alta
Biodegradabilidad Alta Alta
Coste Bajo Medio-alto

 

Guía gratuita sobre tensioactivos

Para ayudarte en tu trabajo diario, hemos preparado esta guía con información sobre “Los tensioactivos como emulsionantes”. Descárgala gratis y aprende sobre los factores que afectan a una emulsión y cómo elegir el emulsionante óptimo para tus necesidades. Para descargarla solo tienes que rellenar este formulario y te enviaremos la guía al correo que nos indiques:

[GUÍA] ¿Cómo emulsionar con un tensioactivo?

Descárgate esta GUÍA gratuita sobre cómo emulsionar con tensioactivos, factores que afectan a la estabilidad de una emulsión y algunas de nuestras formulaciones.

Déjanos a continuación tu mail de contacto para que te la enviemos.

Si todavía tienes dudas, contacta con nuestro equipo técnico. Estaremos encantados de ayudarte en la formulación de productos químicos a medida.

Suscríbete para recibir todas las novedades de ZS España

Suscríbete a nuestra newsletter y sé el/la primero/a en enterarte de todas nuestras novedades.