CONTACTO
¿Se puede vivir sin químicos?

25.07.2019 | Desmintiendo mitos

¿Se puede vivir sin químicos?

Hoy en día tenemos una imagen horrible de la química. Químico es lo tóxico, lo antinatural, el malo de la película y todo aquello que tenemos que borrar de nuestra vida. Pero, ¿sabes qué es realmente la química?

“Química” es la ciencia que estudia la estructura, propiedades y transformaciones de los cuerpos a partir de su composición. Todo aquello que contenga materia es una sustancia química y no tenemos que irnos muy lejos para encontrarlas. Están en todas partes: en el agua que bebemos, en el café de esta mañana, en nuestro propio ADN.

Lo cierto es que vivimos en un mundo de sustancias químicas. Algunas de ellas son imprescindibles para la vida y otras, letales; al igual que algunas son útiles y peligrosas al mismo tiempo, buenas o malas en función de en mano de quién estén. Lo que está claro es que sin ellas la vida sería imposible y más aún la que conocemos hoy en día.

Si tenemos claro que cualquier cosa que tenga masa, desde su más mínima expresión en forma de átomos, es una substancia química, ¿cómo es posible que existan productos “libres de químicos”, tan de moda actualmente? En realidad, lo que quiere decir esa coletilla comercial es que no contienen sustancias químicas peligrosas, un truco bastante injusto con el consumidor ya que para que un ingrediente entre en el mercado debe haber pasado estrictos controles que garantizan su seguridad.

Al fin y al cabo, un ingrediente sintético creado en un laboratorio no tiene por qué ser más peligroso que uno que exista en la naturaleza. El peligro depende de su estructura y no de su origen. Además, los químicos dedican la mayor parte del tiempo a diseñar fórmulas que beneficien a la sociedad y no para perjudicarla.

Es cierto que, como profesionales de la química, tienen en sus manos una gran responsabilidad y es por ello que actualmente se están realizando grandes esfuerzos para desarrollar productos más limpios, seguros y respetuosos con el medio ambiente.

También es verdad que todavía queda mucho por avanzar en este campo. Para ello, es imprescindible exigir a todos un buen uso de la química, así como promover una educación de calidad que ayude a entender que esta no es más que la rama de la ciencia que estudia las características y composición de todos los materiales y los cambios que pueden sufrir.