CONTACTO
Quimiofobia: qué es, cuáles son sus tipologías y cómo superarla

27.11.2019 | Desmintiendo mitos

Quimiofobia: qué es, cuáles son sus tipologías y cómo superarla

Se conoce como quimiofobia al miedo irracional a los productos químicos, un prejuicio cada vez más aprovechado por la industria, especialmente la cosmética y la alimentaria, para vender más. El miedo a la química nos ha regalado eslóganes publicitarios como “sin parabenos”, en el caso de la quimiofobia cosmética, o “sin conservantes” y “sin colorantes”, que suelen responder a la quimiofobia alimentaria.

Quimiofobia cosmética

La cosmética natural cada vez está más de moda pero debemos evitar caer en la quimiofobia cosmética. De hecho, en los últimos años las alegaciones “sin” y “free” en los envases de cosméticos llegaron hasta tal extremo que la industria ha prohibido su uso cuando se refieran a ingredientes cuyo uso está aceptado por la ley y su seguridad garantizada. Esta norma no se aplica a los ingredientes de cuya presencia esté justificado informar, como alérgenos o productos “sin ingredientes de origen animal”, ya que esta información sí que ayuda al consumidor a tomar una decisión de compra.

Quimiofobia alimentaria

Las campañas publicitarias dan a entender que los productos sin aditivos son mejores o más sanos, a pesar de que precisamente son estos aditivos los que mejoran las características de los productos o aumentan su seguridad. En el caso de la quimiofobia alimentaria, un ejemplo claro es el miedo a los conservantes. Sin ellos, la degradación y la contaminación de muchos productos alimenticios serían frecuentes y sufriríamos a menudo graves intoxicaciones.

No olvidemos que la ley alimentaria europea es una de las más exigentes y se rige por el principio de precaución. Esto significa que, si un producto es fabricado o comercializado en la Unión Europea, su seguridad está garantizada, ya que, ante la más mínima duda de que alguno de sus ingredientes sea perjudicial, se prohíbe la venta del producto. Además, los aditivos utilizados en la industria alimentaria pasan por numerosos estudios científicos, que evalúan su inocuidad de forma muy estricta.

¿Cómo superar la quimiofobia?

Las campañas publicitarias nos bombardean día a día, por lo que a los consumidores nos llega antes esta información comercial, no siempre rigurosa, que sus bases científicas. Y la única manera de luchar contra la quimiofobia es fomentando la cultura científica y priorizando la honestidad y el rigor.

Por todo ello, consideramos que es necesaria una revisión de la legislación vigente que regule el uso de determinados eslóganes, sobre todo cuando sus afirmaciones no hayan sido demostradas científicamente. Con el uso de mensajes innecesariamente alarmantes lo único que conseguimos es confundir al consumidor y fomentar la quimiofobia.

Con el objetivo de no contribuir a la quimiofobia, desde Zschimmer & Schwarz España solo promovemos certificaciones que ofrezcan información de interés para los consumidores. Por ejemplo, en el caso de los productos cosméticos, la etiqueta Cosmos para productos naturales o el sello RSPO, que garantiza la producción sostenible.