CONTACTO
¿Son las cremas con retinol las nuevas reinas de los productos antienvejecimiento?

13.11.2020 | Química y lifestyle

¿Son las cremas con retinol las nuevas reinas de los productos antienvejecimiento?

En cuanto vemos las primeras, pequeñísimas, arrugas aparecer empezamos a rebuscar desesperadamente en los escaparates de productos cosméticos aquellos con el reclamo “antiedad”. Se trata de una promesa difícil ya que es difícil encontrar una crema antiedad que haga algo más aparte de hidratar y mejorar la textura de la piel. Por suerte, hoy encontramos un grupo de ingredientes cuya evidencia científica respalda sus propiedades antienvejecimiento: los retinoides y, en concreto, el retinol.

Desde hace tiempo consideramos a los retinoides el producto estrella contra el fotoenvejecimiento. Nos sirven para atenuar las arrugas, reducir las manchas e imperfecciones… Pero ¿qué es el retinol?

¿Qué es el retinol?

Llamamos retinol a una variación de la vitamina A que se utiliza comúnmente en productos y cemas antiedad. En realidad, el principio activo que utiliza nuestra piel es el ácido retinoico. Por ello, el retinol de nuestra crema tiene que pasar por varias transformaciones una vez aplicado en la piel que, sin embargo, ocurren bastante rápido.

El retinol es una molécula de pequeño tamaño y que además es liposoluble (es decir, que se disuelve en grasas). Por esta razón, el retinol atraviesa la barrera de la piel con facilidad.

Su uso en cosmética está tan extendido porque hay una gran cantidad de evidencia científica que demuestra que el retinol es efectivo en el tratamiento del acné, las arrugas finas y la hiperpigmentación debida al fotoenvejecimiento.

En este sentido, ten en cuenta que una de las mayores causas de que nos aparezcan manchas y arrugas es el fotoenvejecimiento, es decir, el provocado por la exposición solar y no por el paso natural del tiempo. Por esta razón, siempre decimos que el mejor cosmético antienvejecimiento es el protector solar.

¿Cómo combaten el fotoenvejecimiento las cremas con retinol?

Como hemos mencionado, los efectos antiedad de los retinoides son muy reconocidos. Además de actuar frente al fotoenvejecimiento, el retinol promueve la síntesis de colágeno y la regeneración celular. De este modo, aporta elasticidad a la piel y la hidrata profundamente.

Cuando nos ponemos sobre la piel una crema con retinol, estamos activando los receptores de ácido retinoico, lo cual desencadena una serie de acciones. Para empezar, se generan nuevas células epiteliales (las que recubren las superficies del cuerpo, como la piel). Las nuevas células empujan a las viejas, de modo que se produce una exfoliación de la capa externa de la piel: el estrato córneo. Debido a su capacidad exfoliante el retinol también es útil en los tratamientos antiacné.

En cuanto al aumento de la síntesis de colágeno y elastina, el retinol actúa de dos formas complementarias. Por un lado, acelera la producción de colágeno y, por el otro, reduce la actividad de la enzima que lo destruye: la colagenasa.

Para entender por qué tu cuerpo destruye colágeno, tienes que saber que esta sustancia en exceso tampoco es buena. No obstante, con el paso del tiempo, la velocidad a la que tu cuerpo genera colágeno se ralentiza, por lo que se altera el equilibrio y aparecen los signos de envejecimiento.

El ciclo de la vitamina A o ácido retinoico

La Vitamina A es indispensable para el funcionamiento correcto de nuestro organismo. Entre otros, participa en el desarrollo de los huesos, las mucosas y las células epiteliales.

Como habíamos comentado, la forma activa de la vitamina A es el ácido retinoico pero este puede ser demasiado agresivo para aplicarlo sobre la piel. Por esta razón, las cremas antiedad suelen utilizar variaciones en forma de retinol o retinal, entre otras.

Tanto el retinol como el retinal tienen que convertirse en ácido retinoico para tener efecto. Una vez aplicado sobre la piel, el retinol se convierte en retinal y después en ácido retinoico. Por su parte, el retinal solo tiene que hacer un paso para convertirse en ácido retinoico y poder ser utilizado. Por este motivo, proporciona resultados más rápidamente.

¿Cómo introducir el retinol en tus rutinas de belleza?

Aunque más suaves que el ácido retinoico, el retinal y el retinol también pueden irritar levemente la piel que no está acostumbrada a estos activos. Para evitarlo, hay que introducir los retinoides de forma gradual, empezando por un producto que lo incluya a baja concentración. Tampoco es necesario aplicárselo todos los días hasta que tu piel se acostumbre a ellos y cree tolerancia.

Es importante que sepas que el retinol es fotosensible. Esto significa que se inactiva ante la radiación solar. Por esta razón, lo mejor es utilizarlo de noche o, en todo caso, con un buen protector solar.

Para acabar, ten en cuenta que los retinoides se acumulan en las capas profundas de la epidermis, por lo que no es necesario que lo apliques diariamente para obtener sus beneficios. ¡Cuidado, que eso no quiere decir que te lo pongas cuando te acuerdes! Es importante que mantengas una rutina de belleza adaptada a las necesidades de tu piel.

Retinal vs retinol

La variedad de retinoides puede hacernos difícil elegir el más adecuado para nosotros. Por eso no queremos cerrar este artículo sin que entiendas las diferencias básicas entre las dos formas más comunes: el retinal y el retinol.

Los dos funcionan de forma similar, aunque el retinal actúa hasta 11 veces más rápido que el retinol. Por esta razón, suele ser el elegido para las pieles maduras que quieren que los efectos sean visibles lo antes posible. En cambio, una piel más joven que solo quiera para prevenir el envejecimiento puede sentirse más cómoda con el retinol.

Por otra parte, un hecho llamativo es que el retinal tiene propiedades antibacterianas, cuando el resto de los retinoides no las exhiben. Esto convierte al retinal en la elección perfecta para las pieles propensas a las imperfecciones ya que reducen las bacterias responsables de los brotes.

Normalmente el retinol suele ser más suave que el retinal. No obstante, hoy en día la química cosmética ha avanzado mucho y existen nuevos desarrollos que permiten a los formuladores crear productos efectivos y respetuosos con la piel.

Por supuesto, para elegir el retinoide más adecuado para tu piel lo más importante es que tengas en cuenta las propiedades de tu piel y las preocupaciones que quieres solucionar. Y, ante la duda o si tienes alguna afección cutánea, siempre será recomendable acudir a un dermatólogo que elija la opción más adecuada para tu caso en concreto.