CONTACTO
¿Qué es un producto biocida y qué tiene que ver con el gel hidroalcohólico?

10.12.2020 | Química y lifestyle

¿Qué es un producto biocida y qué tiene que ver con el gel hidroalcohólico?

No hay duda de que biocida es una palabra amenazadora. Y no es para menos. Literalmente biocida significa “que corta la vida”, es decir, que mata. Los productos biocidas son mucho más cotidianos de lo que creemos. ¿Sabías que incluso el gel hidroalcohólico es un biocida? Sin embargo, eso no significa que debamos perderles el respeto: hay que utilizarlos con cuidado y en su justa medida, siguiendo siempre las indicaciones del fabricante.

¿Qué es un producto biocida y por qué son necesarios?

La esperanza de vida a nivel mundial dio un salto durante la segunda mitad del siglo XIX, coincidiendo con la teoría germinal de las infecciones de Louis Pasteur. Gracias a ella se demostró que había enfermedades infecciosas que eran provocadas por microorganismos y, con este conocimiento, aumentó nuestra capacidad para luchar contra ellas. Mejoramos nuestros hábitos de higiene y desarrollamos medicamentos y productos biocidas que nos ayudaron a luchar contra bacterias, virus, hongos y otros patógenos.

Y es que los productos biocidas no son únicamente aquellos que acaban con las plagas de las cosechas, como muchas veces tenemos en mente. Biocida es toda aquella “sustancia o mezcla que está compuesta por, o genera, una o más sustancias activas (incluidos los microorganismos) cuyo objetivo es destruir, contrarrestar, neutralizar, impedir la acción o ejercer un control de otro tipo sobre cualquier organismo nocivo por cualquier medio que no sea una mera acción física o mecánica” (Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico de España).

Productos biocidas: formulaciones más cotidianas de lo que pensabas

Por lo tanto, los productos biocidas forman parte de nuestro día a día. Cuando entras en una piscina o utilizas agua del grifo, quieres que esta esté limpia y libre de microorganismos dañinos. Para eso es necesario utilizar biocidas y, en estos casos, el biocida más común y ampliamente utilizado no es otro que el cloro.

Otro tipo de biocida que hemos llegado a conocer muy bien durante estos últimos meses es el desinfectante de manos. El gel hidroalcohólico sirve para eliminar los microorganismos de la piel y, por lo tanto, no es más que un biocida para la higiene humana.

Otros tipos de biocidas de uso cotidiano son los repelentes de insectos, las pastillas potabilizadoras o incluso productos más innovadores como textiles que reduzcan el olor a sudor. Esta característica se logra al aplicar un biocida que elimine las bacterias causantes del mal olor.

Tipos de biocidas

En resumen, según el uso que se haga de ellos, hay 22 tipos de biocidas, que a su vez se clasifican en cuatro grupos:

  • En el grupo de los desinfectantes se incluyen tanto los destinados a la higiene humana o veterinaria como aquellos que no se aplican directamente en personas o animales, sino en superficies, equipos, utensilios para consumo de alimentos o piensos, etc. También se incluyen aquí los biocidas destinados a la desinfección del agua potable. Por lo tanto, el gel hidroalcohólico es un biocida desinfectante, pues se aplica sobre la piel sana y su función es eliminar los patógenos que pueda haber sobre esta.
  • Este grupo de biocidas previene el crecimiento de microbios y algas. Hay una gran variedad de aplicaciones de este tipo de biocidas. Entre ellas, los conservantes que se utilizan durante el almacenamiento de productos o los protectores de maderas, fibras, productos antimoho, etc.
  • Los plaguicidas son biocidas que afectan de forma selectiva a determinadas plagas. En función de su uso, se clasifican en rodenticidas (control de roedores), avicidas (aves), piscicidas (peces), insecticidas y otros. Además, hay plaguicidas cuyo mecanismo se basa en la repulsión o en la atracción.
  • Otros biocidas. En esta última categoría se incluyen los productos antiincrustantes y los líquidos para embalsamamiento y taxidermia.

Por otro lado, los productos biocidas pueden ser tanto de origen sintético como natural. Incluso pueden incluir otros microorganismos.

¿Cómo se lleva a cabo la autorización y registro de biocidas?

Como hemos comentado más arriba, los productos biocidas son necesarios para controlar los organismos peligrosos para nuestra salud pero eso no quita que sean productos que, usados sin control, entrañen riesgos graves. Por esa razón, la regulación de la Unión Europea es muy estricta y garantiza la seguridad de estos productos.

Para que un biocida se comercialice, este debe ser previamente autorizado por una autoridad competente, que solo concede la autorización cuando se ha demostrado que el uso del producto biocida es seguro para la salud humana y animal, así como para el medio ambiente. Por supuesto, el biocida también debe probarse eficaz para sus usos previstos.

¿Es seguro usar un biocida?

Por todo lo comentado, las autoridades nacionales y europeas ya se encargan de evaluar los riesgos de un biocida y garantizar que su uso sea seguro. Sin embargo, nosotros también debemos ser responsables y hacer un uso correcto de los productos biocidas.

En muchos casos, no será necesario usar biocidas e incluso podemos tener alternativas más recomendables. Esto es algo que debemos tener en cuenta, por ejemplo, en el caso del gel hidroalcohólico. Si nos acostumbramos a desinfectarnos las manos continuamente con etanol terminaremos desgastando la función barrera de la piel. Por esta razón se recomienda lavarse las manos con agua y jabón siempre que se tenga la posibilidad, en lugar de usar siempre gel hidroalcohólico.

Y es que el uso seguro de los biocidas pasa por no hacer un uso excesivo ya que utilizarlos de manera indeterminada y en grandes cantidades puede hacer que las bacterias desarrollen resistencia ante ellos, con lo que perderían su efectividad.

En resumen, cuando se utilice un biocida hay que asegurarse siempre de hacer un uso correcto. Para ello, debemos leer atentamente y respetar la información sobre el producto y sus instrucciones de uso. Es necesario asegurarse de cerrar bien el envase del biocida y de guardarlo en un lugar seguro y fuera del alcance de niños y mascotas. No debemos olvidarnos de los desechos que genera el biocida. Estos desechos, así como el envase vacío, deben eliminarse correctamente y siguiendo las indicaciones de la etiqueta.