CONTACTO
Química orgánica o química inorgánica: ¿en qué se diferencian?

08.09.2021 | Desmintiendo mitos

Química orgánica o química inorgánica: ¿en qué se diferencian?

El estudio de la química nos ha ayudado a comprender mejor el universo y sus avances han ido ligados al desarrollo de la sociedad que conocemos hoy en día. Por eso se considera una de las ciencias más importantes, que principalmente se divide en dos grandes disciplinas: la química orgánica y la química inorgánica. Son dos conceptos que escuchamos continuamente, pero ¿tenemos claro lo que significan? En este artículo te explicamos la diferencia entre química orgánica y química inorgánica y te mostramos ejemplos de compuestos químicos pertenecientes a cada rama.

Diferencia entre química orgánica y química inorgánica

La química, es decir, la ciencia que estudia la estructura y las propiedades de la materia, se divide en dos grandes áreas: química orgánica y química inorgánica.

Cuando hablamos de química orgánica nos referimos a todos aquellos compuestos que tienen enlaces de carbono e hidrógeno. Por esta razón, a la química orgánica también se la conoce como la química del carbono.

Por otro lado, los compuestos que no tienen enlaces de carbono-hidrógeno se incluyen dentro de la rama de la química inorgánica, la cual también se conoce como química mineral.

La diferencia entre química orgánica y química inorgánica se manifiesta en las propiedades de los compuestos químicos. Para empezar, los puntos de fusión y ebullición de los compuestos orgánicos son más bajos que los compuestos inorgánicos. Además, los primeros también suelen ser poco solubles en agua y su estructura molecular más compleja.

Un poco de historia

La importancia del carbono radica en su capacidad de formar enlaces con un gran número de elementos. Originalmente, se denominó a la química basada en el carbono como química orgánica porque se creía que este tipo de compuestos químicos solo podían proceder de los seres vivos. Esta teoría llevaba el nombre de vitalismo o teoría de la fuerza vital.

No obstante, fue refutada en 1828 gracias al químico alemán Friedrich Wohler, que sintetizó urea (compuesto orgánico presente en la orina de los seres vivos) a partir del cianato de amonio (compuesto inorgánico). Con este experimento demostró que los compuestos de carbono podían tener un origen inorgánico.

Química orgánica: ejemplos

Como hemos comentado, para incluirse dentro de la química orgánica, un compuesto debe tener enlaces de carbono e hidrógeno. El carbono tiene una gran capacidad de formar enlaces con un gran número de elementos y, como consecuencia, tenemos una enorme variedad de compuestos químicos dentro de la química orgánica.

Algunos ejemplos de química orgánica son las proteínas, las vitaminas, los carbohidratos, los lípidos y los hidrocarburos. Como hemos avanzado más arriba, la química orgánica estudia algunos de los compuestos que forman parte de los seres vivos pero también productos cotidianos como plásticos, fibras sintéticas y tensioactivos.

Debido a la gran variedad de compuestos que es capaz de crear el carbono, hay un gran interés respecto a la química orgánica y en la actualidad está evolucionando a grandes pasos. Esta rama de la ciencia constituye una enorme fuente de nuevos materiales, por lo que se potencia la investigación respecto a ella.

Química inorgánica: ejemplos

Algunos ejemplos de química inorgánica son los minerales, el agua (H2O), las sales como el cloruro de sodio (NaCl) o sal comun, el ácido sulfúrico (H2SO4) y muchos más. Como habíamos comentado, todos son compuestos que no tienen enlaces carbono-hidrógeno.

Las aplicaciones de la química inorgánica en la industria son amplias y contribuye a sectores tan diferentes y necesarios como la agricultura, la medicina o la ciencia de materiales.

Productos químicos orgánicos e inorgánicos

Como puedes ver, la diferencia entre química orgánica y química inorgánica radica en los elementos que las constituyen. Nada tiene que ver con el origen de las sustancias, que pueden ser tanto naturales como sintéticas en ambas disciplinas.

A pesar de ello, todavía es común asociar los productos de la química orgánica a lo natural y, a su vez, lo natural se asocia a lo más beneficioso. Esto científicamente no tiene ningún sentido ya que las propiedades de una sustancia vienen determinadas por sus moléculas, independientemente de su procedencia.

Un ejemplo claro es la vitamina C o ácido ascórbico: en una naranja la vitamina C es una molécula con fórmula C6H8O6 y cuando forma parte de un complemento alimenticio o un producto cosmético su fórmula sigue siendo C6H8O6.

Gracias a la investigación y el desarrollo en química, orgánica como inorgánica, hoy tenemos un profundo conocimiento de la materia y de sus propiedades. Este conocimiento ha contribuido a mejorar la calidad de vida de las personas y a desarrollar procesos industriales más eficientes y productos cotidianos que antes no podíamos ni imaginar. Por esta razón, hay que valorar la ciencia y su desarrollo en todo su conjunto, sin necesidad de hacer distinciones entre orgánico o inorgánico.

Suscríbete para recibir todas las novedades de ZS España

Suscríbete a nuestra newsletter y sé el/la primero/a en enterarte de todas nuestras novedades.