CONTACTO
¿Qué es el ácido sulfúrico? Propiedades, beneficios y precauciones

26.02.2020 | Química y lifestyle

¿Qué es el ácido sulfúrico? Propiedades, beneficios y precauciones

Uno de los productos químicos más conocidos y utilizados en todo el mundo es el ácido sulfúrico, presente en casi todos los sectores industriales. De hecho, es el compuesto químico más producido a nivel mundial, tanto que su volumen de producción sirve para medir la actividad industrial de un país.

A pesar de las ventajas del ácido sulfúrico para la industria química, es un compuesto muy reactivo y altamente corrosivo por lo que hay que manipularlo con un cuidado extremo. Por eso en este artículo te explicamos para qué sirve el ácido sulfúrico, cuáles son sus beneficios y los peligros que entraña.

Propiedades del ácido sulfúrico

La fórmula química del ácido sulfúrico es H2SO4. Es decir, una molécula de este ácido está formada por dos átomos de hidrógeno, uno de azufre y cuatro de oxígeno. Por esta razón, también se le conoce como ácido tetraoxosulfúrico o tetraoxosulfato (IV) de hidrógeno.

En condiciones normales el ácido sulfúrico se presenta como un líquido aceitoso y viscoso, transparente o ligeramente amarillo y, en función de su concentración, con un olor bastante particular. Y es que los compuestos de azufre suelen emitir un inconfundible hedor a huevos podridos, asociado también a los volcanes.

El ácido sulfúrico es soluble en agua y tiene un gran efecto deshidratante, por lo que puede utilizarse para el secado de gases y líquidos. Además, es un potente agente oxidante y, a altas temperaturas, reacciona con muchos metales. 

Usos del ácido sulfúrico

Como comentábamos al inicio, el ácido sulfúrico es utilizado mundialmente debido a sus variadas aplicaciones industriales y a que participa en la síntesis de numerosos ingredientes químicos. Sobre todo, se utiliza en la industria petroquímica, así como en la agroquímica para la obtención de fertilizantes. También intervienen en la producción de detergentes, papel y textiles, entre otros.

Ácido sulfúrico: beneficios según la industria

El ácido sulfúrico presenta beneficios para múltiples industrias. Sin duda, donde más se utiliza es en la industria química, ya que es necesario para fabricar otros productos químicos industriales. Además, es muy común en la industria petroquímica ya que se utiliza como catalizador para refinar el petróleo crudo.

Otro sector donde las ventajas del ácido sulfúrico son notables es en la agricultura, ya que es muy útil para la producción de fertilizantes. Normalmente, los fertilizantes inorgánicos de fosfato se hacen con ácido sulfúrico ya que, al combinarlo con el fosfato, se crea ácido fosfórico. A diferencia del ácido sulfúrico, el fosfórico puede manipularse de forma segura y las plantas lo descomponen y absorben fácilmente. Otro fertilizante común, el sulfato de amonio, también se produce con ácido sulfúrico.

Además de otras industrias, como la maderera, del papel, textil, para el tratamiento de metales o incluso en la industria farmacéutica también se utiliza en la manufactura de detergentes.

Debido a su peligrosidad, los usos domésticos del ácido sulfúrico son pocos. Sin embargo, son precisamente sus propiedades reactivas las que dan al ácido sulfúrico algunos beneficios importantes para la limpieza y el mantenimiento del hogar. Por ejemplo, se utiliza como base en algunos limpiadores de desagües. Eso no quita que el ácido sulfúrico tenga que manipularse con un cuidado extremo.

Peligros y precauciones del ácido sulfúrico

El ácido sulfúrico es muy corrosivo, oxidante y deshidratante por lo que en contacto con los tejidos los puede dañar severamente. Incluso una mínima cantidad de ácido sulfúrico en contacto con la piel causaría quemaduras químicas graves. Al contacto con los ojos, puede provocar daño permanente y ceguera.

También hay que ir con cuidado de respirar el gas liberado por las reacciones del ácido sulfúrico con otras sustancias, ya que provoca dificultad para respirar y una sensación de ardor en el sistema respiratorio.

El ácido sulfúrico por sí solo no presenta riesgo de incendio o explosión pero hay que tener en cuenta que puede ser combustible en combinación con otros materiales, incluso con el agua. De hecho, una de las precauciones que hay que tomar al manipular ácido sulfúrico es que este siempre debe añadirse al agua y nunca al revés. Debido a que al diluir ácido sulfúrico se libera mucho calor, si se vertiera agua al ácido sulfúrico podría producirse una reacción exotérmica que provocara incendios o salpicaduras de ácido.

Por esta razón, si la piel entra en contacto con el ácido sulfúrico no hay que lavarla inmediatamente con agua, como ocurre con la mayoría de los ácidos. En cambio, lo primero es neutralizar el ácido sulfúrico con jabón o agua de cal. Después se procederá a eliminar cualquier rastro de la sustancia corrosiva dejando correr el agua abundantemente sobre la piel. Además, hay que quitar la ropa, joyería o cualquier otro objeto que haya estado en contacto con el ácido. Es importante hacerlo ya que mientras el agente químico esté presente seguirá dañando el tejido. 

Como habrás visto, no queda ninguna duda de que el ácido sulfúrico requiere de una precaución muy alta tanto durante su manipulación como en el almacenamiento de productos químicos. Al fin y al cabo, siempre que se trabaja con sustancias peligrosas o que supongan cualquier tipo de riesgo para las personas o el medio ambiente es necesario garantizar su manipulación y uso correcto. Es por ello que las empresas químicas seguimos controles de calidad muy estrictos durante todo el proceso productivo.